Un infierno de piedras, balas de goma y gases contaminó la protesta pacífica de una multitud

También puede gustarle...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *