MISIONES: La supuesta pata local de la banda es familiar de un guardiacárcel

Yonatan Andrés S. (22), alias Yoni, está sospechado de ser el contacto local de la banda de brasileños que el lunes pasado atacaron a tiros la Unidad Penal II con intención de rescatar a Vanderlei “Vando” Lopes (32), un peligroso ladrón de bancos del vecino país.  Su captura se produjo el jueves, luego de que una vecina de calle Ecuador comentó que un brasileño, bastante sucio y desalineado, estuvo preguntando por Yoni.

El sujeto posee antecedentes penales, pero su relación con los brasileños habría surgido por intermedio de un familiar que está detenido en la cárcel de Oberá. Fue así que conoció la historia de Vando Lópes y sus planes de escape.
En tanto, fuentes de la investigación confiaron que además del familiar preso, Yoni tiene otros dos parientes que integran el Servicio Penitenciario Provincial (SPP), uno de los cuales está retirado y el otro -un personal femenino- continúa en actividad en Oberá.
“El tal Yoni brindó datos precisos de los procedimientos de seguridad interna, como por ejemplo que a las 22 inicia la hora de descanso y la reja se cierra con candado. Por eso quisieron entrar tipo 20.30, pero no contaban con la resistencia del sereno”, precisaron.
En consecuencia, confirmada la relación de Yoni con la banda de Lópes, resta determinar la posible participación de sus familiares, lo que está siendo investigado interna y judicialmente.
Al respecto, fuentes oficiales indicaron que será clave el análisis de los teléfonos celulares del sospechoso y sus familiares de la fuerza.

 

La búsqueda
Vecinos del barrio Copisa alertaron a la Policía sobre la presencia de tres sujetos extraños deambulando por los montes de la zona.
“Los volvieron a ver, siguen por la zona y son muy peligrosos porque están armados. A esta altura no tenemos dudas de que el intento de copamiento de la Unidad Penal fue concretado por el sujeto detenido el martes sobre avenida Italia y los tres que fueron vistos por el sereno de Villa Svea, el jueves a la noche”, precisó una fuente de la investigación.
En base a los diferentes elementos recabados hasta el momento, para los investigadores estaría probado que Carlos Eduardo Reinicke (36), detenido desde el martes, participó en el ataque.
Las mismas pesquisas determinarían que los tres sujetos vistos en Villa Svea y Copisa completarían el grupo que el mismo lunes por la tarde secuestró el remís con el que llegaron hasta las inmediaciones del penal.
Si bien hay datos que se mantienen en reserva, al ser repelidos por los guardias los cuatro brasileños trataron de volver al remís para escapar, pero al llegar al lugar donde lo dejaron estacionado se encontraron con la Policía, puesto que el remisero logró escapar del baúl y avisó de lo sucedido en la comisaría de General Alvear.
Por ello, al verse rodeados por el amplio operativo de búsqueda, Reinicke se separó del grupo para buscar ayuda con el contacto local, mientras que sus cómplices se internaron el monte y fueron avanzando lentamente en sentido hacia la costa del río Uruguay.
Con ese criterio se justifica las posteriores ubicaciones del trío en los últimos días.
DIARIO EL TERRITORIO

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *