Ginecólogo acusado de abuso: fiscalía pidió 12 años y querella 15 más inhabilitación de por vida

El facultativo es juzgado por el delito de abuso sexual con acceso carnal, a una paciente en el año 2016. Saenz Peña (Agencia) – Penas de 12 y 15 años solicitadas por la fiscalía y la querella más la inhabilitación de por vida para el ejercicio de la medicina fueron los pedidos efectuados por la parte acusadora durante la primera jornada de alegatos o conclusiones finales en el marco del juicio contra el ginecólogo Juan Carlos Booth, acusado por el delito de abuso sexual con acceso carnal, que se lleva adelante en la Cámara Segunda en lo Criminal mediante la sala unipersonal a cargo de la jueza Rosana Glibota.

La denuncia fue formulada por una paciente a fines de enero de 2016, quien acusó al profesional de haber abusado de ella en el mismo consultorio de la clínica privada donde cumplía funciones cuando acudió a una consulta para una práctica médica.

El primero en formula la acusación fue el fiscal Carlos Rescala quien sostuvo durante su conclusión que a su criterio “existen elementos fundamentales para dar por probada la existencia del delito” como “la pericia médica practicada por el forense Gerardo Bravo y las de profesionales  del Hospital 4 de Junio practicadas horas después de la denuncia”.

Además consideró fundamental “la testimonial de la víctima, de su pareja que la había acompañado ese día pero que no pudo ingresar y otros elementos periciales como la psicológica y otras obrantes en el expedientes que conforman un plexo probatorio suficiente como para dar por acreditada la materialidad del hecho” de la manera “narrada por la víctima” por lo que “considero al doctor Booth responsable del delito” indicó Rescala.

La pena máxima para este tipo de delitos – 15 años- y la inhabilitación de por vida para el ejercicio de la profesión

Al hacer una valoración sobre las declaraciones prestadas por el imputado opinó que “prestó varias declaraciones tanto en la Investigación preparatoria como en el debate durante el juicio” aunque fue contundente al señalar “todos sus dichos han sido rebatidos por las testimoniales recibidas y las pruebas periciales incorporadas al proceso”.

La abogada querellante en representación de la víctima María Roldán realizó un análisis similar al de la fiscalía y concluyó en el pedido de “la pena máxima para este tipo de delitos – 15 años- y la inhabilitación de por vida para el ejercicio de la profesión”.

EL TIEMPO DE LA DEFENSA

Ahora solo resta el pronunciamiento formal de las conclusiones de la defensa para dar por clausurado el debate. Los alegatos del abogado Carlos De Césare, defensor del imputado, que en   principio se escucharán el viernes por la mañana.

Una vez finalizado el alegato de la defensa la jueza Glibota dará por clausurado el debate y llegará a la instancia de dictar sentencia, la que se estima podrá ser leída a fines de este mismo mes de octubre.

 

DIARIO NORTE

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *