Condenas de 10 y 6 años y 8 meses por robo a una camioneta del Nuevo Banco del Chaco

El juez Horacio Simón Oliva impuso condenas por considerarlos responsables del delito de robo agravado por el uso de arma de fuego. SÁENZ PEÑA (Agencia) – Alfredo Acosta y Omar Monzón fueron quienes recibieron la pena mayor al considerárselos coautores del delito endilgado, mientras que Javier Retamozo y Jairo Resch recibieron una pena de 6 años y 8 meses como partícipes primarios.

53-OPERATIVO-ROBO.jpg
La camioneta perteneciente a la entidad bancaria que se dirigía desde Juan José Castelli a Villa Río Bermejito, con la suma de 1,4 millones de pesos y era escoltado por un móvil policial cuando fueron interceptados por los delincuentes.

En primera instancia los cuatro habían sido condenados a penas de entre 13 y 15 años por los delitos de “robo agravado por el uso de arma de fuego” “en despoblado y en banda” y “privación ilegítima de la libertad en concurso ideal”. Las nuevas penas impuestas obedecen a la readecuación de la figura delictiva ordenada por la sala Penal y Correccional del Superior Tribunal de Justicia que suprimió las dos últimas figuras citadas precedentemente, las que habían quedado claramente demostradas durante el debate en el primer juicio y por ende cuantitativamente hablando las penas recibidas por los acusados fueron menores a las del primer juicio.

Así, el juez Oliva, decidió imponer a Acosta y Monzón la pena de 10 años de prisión de cumplimiento efectivo por considerarlos coautores del delito de Robo agravado por el uso de arma de fuego

Por otra parte impuso a Retamozo y Resch 6 años y 8 meses de prisión por haberlos hallado responsables de la misma figura delictual pero en grado de partícipes.

Las nuevas penas impuestas a los encartados se aplicaron en razón de lo sentenciado por el Alto Tribunal y a fin de salvaguardar la garantía del “doble conforme” como el principio del juez imparcial, que produjo el  reenvío de la causa al mismo Tribunal, con intervención de otra Sala Unipersonal, en este caso a cargo de Oliva.

Para ello se procedió a realizar la correspondiente Audiencia para la determinación de la pena que se impuso a los acusados, teniéndose en cuenta no violar el principio de la “reformatio in peius” que pueda perjudicarlos, el Tribunal se circunscribió a la escala penal correspondiente por los delitos atribuidos a los acusados.

CERCA DE LA CONDICIONAL

Contrariamente a lo que se especuló antes de la sentencia, ninguno de los imputados que ya estaban condenados recuperó la libertad tras la lectura de la sentencia, los expolicías Javier Retamozo y Jairo Resch quedaron a tiro de obtener la libertad condicional.

El primero ya está en condiciones de acceder a ese beneficio, solo deberá aguardar que la sentencia leída ayer quede firme para que se efectivice el pedido por parte de su defensa. Diez días hábiles más otros res para formalizar el computo de la pena y su envío al Juzgado de Ejecución lo separan de volver a estar en esa condición o bien la renuncia a la elevación del recurso de casación.

En el caso de su excamarada Jairo Resch, deberá aguardar hasta enero del próximo año para poder solicitar el beneficio, aunque ya está en condiciones de acceder a salidas transitorias, según informaron fuentes de la misma cámara que dictó la sentencia.

En el caso de Monzón y Acosta todavía tendrán para un tiempo más en prisió,  hasta que cumplan la condena impuesta y además en el caso del primero pura otra condena por un monto superior al impuesto en esta causa.

LA SITUACIÓN DE MARTÍNEZ QUEDÓ EN EL TINTERO 

La resolución del Superior Tribunal de Justicia del 21 de diciembre del año pasado también revocó la absolución concedida en primera instancia a César Martínez otro de los imputados que llegaron a juicio a partir de la revocatoria de la nulidad de la rueda de reconocimiento efectuada en la etapa preliminar donde un testigo lo reconoció como uno de los supuestos partícipes del hecho.

Una vez anoticiado de esa situación, Martínez se había llegado a la ciudad para ser notificado formalmente del fallo poniéndose a derecho, pero desde aquella vez nunca más se supo de él ,  su defensa no logró contactarlo para la continuidad del proceso.

Consultado su abogado, Carlos De Césare por la situación indicó “si logramos localizarlo tendremos que ponerlo nuevamente a disposición de la justicia y deberá afrontar el proceso como corresponde y ser juzgada su situación particular” dijo.

 

diario norte

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *