DIARIO POLICIAL
Nacionales

Cómo son los préstamos que la Justicia investiga por usura y lavado

Los créditos “gota a gota” llegaron al país y al Chaco con inmigrantes colombianos que reprodujeron aquí una modalidad prestamista muy extendida en su país. La semana pasada el Juzgado Federal Nº 2 de Resistencia ordenó una docena de allanamientos como parte de una investigación amplia que puso en foco a una amplia red de prestamistas, en su mayoría de nacionalidad colombiana, que mueve una cantidad considerable de dinero en créditos con condiciones usurarias otorgados a hombres y mujeres del Gran Resistencia. Usura, lavado de dinero y asociación ilícita son algunos de los posibles delitos que investiga el juez federal Enrique Bosch, que hasta ahora logró identificar a 52 personas posiblemente implicadas en las operaciones ilícitas. Una de ellas quedó detenida, y hay además dos prófugas. La lista incluye a ciudadanos colombianos y venezolanos.

gota.jpg
Las típicas anotaciones de los prestamistas para controlar los pagos de sus deudores. Se abonan cuotas diarias y antes de un mes se debe saldar la cuenta.

¿CÓMO OPERAN?

Las operaciones que la Justicia federal local puso bajo la lupa son los préstamos denominados “gota a gota”, que se hicieron populares en Colombia y desde hace varios años vienen ganando terreno en nuestra provincial, principalmente en los barrios del Gran Resistencia. El caballo de Troya de la modalidad fue la venta de muebles que se ofrecían en carritos tirados por bicicletas. Todavía se los ve circular por el área metropolitana. Los primeros colombianos los vendían con la misma financiación que utilizan para los préstamos.

¿Y cómo son esos créditos? Tienen dos denominadores comunes: las cuotas que se pagan por ellos no son mensuales, sino diarias. Y la tasa de interés es prácticamente la misma en todos los casos: un 40% mensual (es decir, una tasa anual de casi el 500%, de allí su carácter usurario).

SIN DOCUMENTOS

Para entender mejor, vayamos a un ejemplo. Si una persona necesita un préstamo de 1.000 pesos, los colombianos le entregan el dinero y a cambio cobran, durante cuatro semanas, 28 cuotas diarias de 50 pesos cada una. El tomador del crédito, así, terminará pagando 1.400 pesos por los mil pesos que recibió. Un 40% más aunque ni siquiera haya pasado un mes completo desde el inicio de la transacción.

¿Por qué entonces los prestamistas tienen cada vez más clientes? Las razones son varias:

-No piden papel alguno ni garantías de ningún tipo. El crédito se otorga sin reaseguros, aunque lo habitual es que el prestamista pida, ante un cliente nuevo, que un cliente ya conocido lo “presente”, como respondiendo sobre su voluntad de pago. Para mucha gente, es el único préstamo al que pueden acceder.

-El pago diario genera la idea de que la deuda se resuelve pronto (en un mes) y que el esfuerzo diario no es tan pesado.

-La crisis. En general, las personas que toman los créditos “gota a gota” lo hacen para resolver una necesidad urgente. El pago imperioso de otra deuda, el arreglo de un vehículo (más aún si es un medio de trabajo), un tema de salud. Y allí, sin demoras, tienen el dinero.

Fuente: Diario Norte

 

Related posts

Chaco: Los resultados negativos de ADN, lo último en el caso Elvis Benítez

Diario Policial

Caminera del Chaco: Rescataron a una Persona que Quería Arrojarse del Puente Interprovincial

Diario Policial

Resistencia: una niña era obligada por su tía a vender droga y fue rescatada

Diario Policial

Escriba un Comentario