DIARIO POLICIAL
Nacionales

El celular al volante, un hábito muy peligroso

La telefonía móvil, se ha transformado en una herramienta muy útil para la mayoría de las personas. Sin embargo, el uso inadecuado de estos equipos durante la conducción de vehículos puede tener resultados lamentables. Por eso es importante generar conciencia en los conductores sobre la necesidad de evitar éstas y otras distracciones cuando se está al frente de un volante.

Distintos estudios realizados por organizaciones de la sociedad civil que trabajan por la seguridad vial confirman que el uso del celular distrae peligrosamente al conductor. Es que la atención que se debe prestar a la llamada o al mensaje entrante altera la tarea de conducir, con la consecuente producción de demoras o errores en las acciones. Se equivocan quienes creen que la solución a este problema es el uso del teléfono en modo “manos libres” ya que, según los especialistas, en estos casos la distracción se produce igual. Desde la Asociación Civil “Luchemos por la Vida”, que recopila datos sobre este y otros temas relacionados con la seguridad vial, observan que lo más importante es tener la “mente libre” de cualquier otra preocupación que no sea la conducción. Por ello, explican desde esa institución, la ley de tránsito prohíbe su uso durante la conducción.

Se estima que el uso inapropiado del teléfono móvil durante la conducción es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes. Esto es así porque el conductor pierde la capacidad de concentración que necesita para moverse con seguridad en la vía pública sin provocar daños a otras personas ni a sí mismo. De manera que esa distracción, por más breve que sea, puede traducirse en la imposibilidad de mantener la distancia de seguridad suficiente con el vehículo que circula por delante y el tiempo de reacción aumenta considerablemente entre medio y dos segundos, dependiendo del conductor. Según “Luchemos por la Vida”, al cabo de un minuto y medio de hablar por el móvil el conductor no percibe el 40 por ciento de las señales, su velocidad media baja entre un 10 y un 12 por ciento, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar.

Un sondeo realizado por la Agencia Nacional de Seguridad Vial reveló que el porcentaje de distracción al volante creció del 12,1 por ciento al 16,8 por ciento en todo el país entre 2016 y 2018 (últimos datos disponibles), lo que representa un aumento del 38,8 por ciento. De ese porcentaje, el celular es el que tiene la mayor proporción: en el mismo período pasó de 7,4 por ciento al 9,4 por ciento, lo que significa un aumento del 27 por ciento. Se trata, por cierto, de un hábito demasiado peligroso, por lo que es necesario que todos los conductores, de cualquier tipo de vehículo, tome conciencia de desconectar el celular mientras se conduce. Porque la seguridad está antes que cualquier llamada, advierten desde “Luchemos por la Vida” y tienen mucha razón. Las estadísticas confirman que el uso del teléfono móvil durante la conducción de vehículos distrae al conductor y puede provocar serios siniestros viales. Es preocupante que, a pesar de las campañas que se lleva a cabo para generar conciencia sobre este tema, en los dos últimos años haya aumentado en todo el país un 27 por ciento el uso del celular mientras se conduce el vehículo. Es, como se dijo, un hábito muy peligroso que debe cambiar, dado que la utilización de estos equipos de telefonía móvil durante la conducción es equiparable con la peligrosidad que representa manejar bajo los efectos del alcohol. A juzgar por lo que se observa a diario en el tránsito del Gran Resistencia y en distintas localidades de la provincia, muchos conductores todavía no han tomado conciencia de los peligros a los que se exponen cuando asumen conductas de riesgo de este tipo. Pretender leer un mensaje de texto o entablar una conversación por algunos de los sistemas de mensajería instantánea cuando se está al frente de un volante puede resultar tanto o más peligroso que atender una llamada de voz y es por eso que se debe tomar conciencia de los riesgos que generan estas distracciones. Si alguien, mientras conduce, está esperando una llamada urgente, lo que debe hacer es detener el vehículo en un lugar seguro para poder atender.

Fuente. Diario Norte

Related posts

Misiones; Caso Angélica Suárez: el inédito acuerdo que pretende el acusado, de uno de los más brutales crimenes

Diario Policial

Accidente Fatal en Ruta 13, un villangelense pierde la vida y dos más heridos de gravedad

Diario Policial

Chaco: “Rulo” andaba en auto pese a tener 21 causas judiciales y 9 pedidos de captura

Diario Policial

Escriba un Comentario