DIARIO POLICIAL
Nacionales

Misiones: Dictaron prisión preventiva para el confeso femicida de Estela Arapayú

Pablo Lotario Puzin (54), confeso femicida de su esposa Estela Fidencia Arapayú (54), fue procesado ayer con la prisión preventiva y trasladado a una unidad carcelaria de la provincia. De acuerdo a lo que pudo averiguar El Territorio en base a fuentes de confianza y con acceso al expediente, el procesamiento del implicado fue firmado en la jornada de ayer por el magistrado Roberto Sena, titular del Juzgado de Instrucción Dos de Jardín América.

La medida cautelar significa que las autoridades judiciales consideran tener suficientes elementos y pruebas como para atribuirle responsabilidad en el hecho y mantenerlo tras las rejas mientras dure el proceso hasta que llegue la instancia de un juicio oral y público donde se terminará de establecer su culpabilidad o no.
En este caso, el propio imputado decidió hablar en la instancia de declaración indagatoria y ante las autoridades confesó el crimen.
En aquella oportunidad, tal como publicó este matutino, Puzin había manifestado que atacó a martillazos a su mujer mientras ella dormía durante la madrugada del lunes 6 de mayo.
Dicha audiencia se llevó adelante el 17 de ese mes, tres días después de ser detenido como principal sospechoso del caso.

La confesión

Ante las autoridades judiciales, Puzin señaló que no recordaba el momento en que cometió el crimen, pero describió la cruenta escena de su habitación, donde las pruebas de luminol ya habían detectado vestigios de sangre. El hombre, además, expuso que estaba celoso de su esposa y planteó una supuesta infidelidad de la mujer.
Por último, tras confesar el hecho, también declaró que decidió ocultar el cuerpo por temor y porque no quería que sus hijos vean lo que había sucedido. Además hizo referencia a una enfermedad psiquiátrica, la misma que relataron sus hijos -bipolaridad- y expresó que en la noche que asesinó a Arapayú no había tomado su medicación.
Ante esta situación, el juez Sena dispuso en ese momento una junta psiquiátrica para echar luz sobre la supuesta patología.
En este contexto, según lo que añadieron ahora las fuentes, hasta el momento sólo se realizó la pericia básica, aunque en los próximos días se podría llevar adelante el estudio psiquiátrico de mayor complejidad.
Con todo esto sobre la mesa, la Justicia consideró tener los suficientes elementos como para procesarlo por el delito de homicidio triplemente calificado por el vínculo, alevosía y femicidio, figura bajo la cual Puzin podría ser condenado a la pena de prisión perpetua en un futuro juicio.
De esta forma, Puzin fue trasladado y alojado en una celda de la Unidad Penal VII.

Del misterio al horror 

La trama del caso Arapayú estremeció a toda la provincia y arrancó el 7 de mayo al mediodía, cuando una de sus hijas denunció la desaparición de la mujer.
Desde ese día, el personal de la Unidad Regional IX comenzó con las averiguaciones y los rastrillajes por Colonia Oasis, pero Arapayú no podía ser localizada en ningún lado.
La versión hasta ese momento era que la mujer salió de su casa en el barrio 5 Viviendas de Oasis para ir hacia Jardín América a realizar trámites médicos para operarse de cálculos biliares.
Desde ese momento todo fue angustia y desesperación en su familia, al punto tal que hasta el propio Puzin se mostró preocupado por el paradero de su esposa. Durante ese fin de semana el hombre incluso habló con El Territorio y pidió: “Quiero que regrese porque estamos todos preocupados por ella y su salud”.
Sin embargo, el oscuro secreto que el hombre guardaba comenzó a develarse a inicios de la siguiente semana y el lunes 13, a la noche, el caso dio un giro rotundo.
La punta del ovillo fue el hallazgo de vestigios de sangre en un teléfono celular de la víctima y después de ello se ejecutaron varios procedimientos que dejaron a Puzin totalmente acorralado.
Esa misma noche se hizo un allanamiento en la vivienda y los pesquisas terminaron encontrando más indicios y elementos: luminol positivo en una cartera de la mujer y en la cama matrimonial.
Después de eso, el hombre fue detenido y a la mañana siguiente los investigadores volvieron a la escena para buscar el cuerpo, el cual finalmente fue hallado en un pozo no muy profundo que funcionaba como desagüe de la cocina y el lavadero, el cual estaba tapado por una losa de cemento con cubiertas viejas encima.
Luego, en paralelo al rescate del cuerpo, los efectivos secuestraron diversas herramientas, entre ellas varios martillos.

Claves del caso

Caso. Estela Arapayú (49) estuvo una semana desaparecida, hasta que se descubrió que su marido la había asesinado a martillazos y la ocultó en un desagüe de agua en su casa de Colonia Oasis.

Confesión. Durante esa semana de mayo, Puzin se mostró preocupado por el paradero de su esposa, pero ante la Justicia terminó confesando el hecho y quedó imputado por femicidio.

Pruebas. Además de la confesión, en contra del hombre los investigadores dieron con más pruebas, entre ellas, vestigios de sangre en la cama matrimonial y varios martillos.

Trama de violencia y padecimientos

El desenlace final sacó a la luz una triste historia de violencia y padecimientos que la mujer sufría a manos de su pareja desde hace largos años. Según lo que se pudo reconstruir en ese entonces, Puzin y Arapayú estaban en pareja desde hace aproximadamente catorce años, aunque tuvieron un distanciamiento que duró al menos dos, pero se reencontraron y a fines de 2018 se casaron. Justamente, esa separación que hubo en el medio de la relación se debió a los conflictos de convivencia que mantenían y a los constantes reclamos y escenas de violencia que el hombre infundía sobre la mujer. “Ella se separó una vez de él, estuvieron así dos años por ahí. Ella se mudó a Jardín y se vino con los chicos en ese momento, pero volvieron a contactarse y entendemos que volvió con él solamente por los chicos, ninguno de los allegados queríamos que volvieran a estar juntos. Por eso ahora cuando desapareció nosotros llegamos a pensar que por ahí ella se había cansado de estar ahí de nuevo y había decidido irse”, recordó en ese entonces una de las hijas de la víctima que habló con este matutino. Y otra hija recordó: “Mis hermanos vivieron situaciones cuando él estaba agresivo. Mi mamá llegó a un punto que tenía miedo, eso nos llegó a manifestar y fue el momento en que se separó, pero después volvió a mi casa por los chicos, porque él no la supo soltar ni reflexionar en que la relación no funcionaba. Mi mamá intentó hablar a tiempo, quiso hacer una denuncia y no llegó. Tenía el papel de la primera denuncia en la cartera, pero no le dio el tiempo. La denuncia previa era de hace dos años y ahora estaba predispuesta a escapar con sus hijos”.

Fuente: El Territorio

Related posts

Chaco: Investigaciones Complejas advierte sobre falsos secuestros virtuales

Diario Policial

El niño que cayó del balcón cuenta con asistencia respiratoria y está con riesgo de vida

Diario Policial

Florencio Varela Encuentran muerta a una joven embarazada y apedrean la casa de su novio

Diario Policial

Escriba un Comentario