DIARIO POLICIAL
Nacionales

MISIONES: Condenado por abuso de menores ahora tiene un merendero en su casa

Las víctimas contaron que “en ocasiones el hombre les ofrecía comida y las llevaba a la cocina, les daba una fruta y ahí las sometía”. Hoy, ocho años después de aquella acusación, el sujeto puso un merendero en su propia casa al que asisten decenas de niños.

El 27 de noviembre de 2014, en juicio abreviado, el Tribunal Penal Uno de Oberá condenó a Juan Alberto B. (45) a tres años de prisión en suspenso por abuso sexual en perjuicio de cuatro niñas que estaban alojadas en el Hogar Mitaí, dependiente de la Municipalidad.

La denuncia fue radicada el 4 de marzo del 2011 por una psicóloga que trabajaba en la institución que alberga a menores judicializados. Las víctimas eran nenas que al momento de la denuncia tenían 5, 11, 17 y 18 años, las dos mayores con diferentes grados de discapacidad, lo que las hacía aún más vulnerables.
El acusado y su esposa son empleados municipales y en ese entonces la mujer era la encargada del hogar, circunstancia que el sujeto aprovechó para someter a las víctimas.
En el expediente judicial se probó que el imputado manoseaba a las niñas, por lo que fue condenado a tres años de prisión en suspenso por abuso sexual sin acceso carnal calificado por la guarda de hecho. En consecuencia, en noviembre del 2017 el sujeto cumplió la condena impuesta, mientras continúo trabajando en la Municipalidad, al igual que su esposa.
En tanto, a mediados del año pasado, Juan Alberto B. y Élida Ester F. (47) decidieron abrir un merendero en su casa del barrio Villa Cristen.
En su cuenta de Facebook, la mujer comentó que la iniciativa surgió al observar la creciente necesidad que hay en el barrio, al tiempo que agradeció la colaboración de la comuna y particulares que realizan donaciones para el sostenimiento del merendero Caritas Felices.

Alerta vecinal 
Ayer, ante la consulta de El Territorio, fuentes del Tribunal Penal confirmaron la sentencia de noviembre del 2014 por abuso sexual. Incluso, mencionaron que oportunamente la defensa del imputado había solicitado la posibilidad de realizar tareas comunitarias, lo que fue desestimado.

También aclararon que el sujeto cumplió su pena y el Tribunal no tiene injerencia sobre el control de las actividades del mismo.
En tal sentido, la semana pasada un vecino de Villa Cristen se contactó con este matutino para comentar su preocupación por los antecedentes de Juan Alberto B. y el contacto diario que tiene con menores de edad.
Vale mencionar que el merendero y domicilio del sujeto se ubica a sólo dos cuadras del hogar Mitaí, por lo que la mayoría de los habitantes de la zona están al tanto de los antecedentes.
“En el barrio hay muchas familias muy pobres y  hay mucha necesidad de alimento, por lo que todos los días decenas de niños van al merendero. La preocupación es que vuelva a pasar lo que sucedió en el Mitaí, porque se sabe que muchos abusadores son reincidentes”, subrayó.
Además, se preguntó “cómo puede ser que la Municipalidad no revise los antecedentes de estas personas. No sé si el merendero estará habilitado o no, pero ellos mismos dicen que la Municipalidad colabora”.
Ante la consulta de este matutino, ayer la titular de Niñez y Familia de la Municipalidad, Alejandra Montero, mencionó que no está al tanto de los detalles y se comprometió a indagar al respecto.

“Les ofrecía comida”
Con respecto a la denuncia del 2011, las víctimas ingresaron al Hogar Mitaí entre mayo del 2008 y diciembre 2010. Las dos mayores, quienes entonces tenían 17 y 18 años, presentan diferente grados de discapacidad y requirieron la asistencia de profesionales para detallar los sucesos vividos.

De esta forma, las adolescentes describieron los hechos que incluyeron manoseos y otras prácticas aberrantes.
“Las dos chicas más grandes fueron abusadas antes de llegar al hogar, donde en vez de hallar paz y seguridad, volvieron a ser sometidas”, comentó una fuente del caso.
Recordó que los abusos fueron alertados por la más pequeña de las nenas, quien aprovechó las vacaciones de la encargada para comentar la pesadilla que estaban viviendo. La pareja en cuestión se hizo cargo del hogar meses previos a la denuncia. La mujer reemplazó en la tarea a su madre, una señora ya mayor, y se instaló en el lugar con su familia.
“En febrero del 2011 salieron de vacaciones y ahí las nenas empezaron a contar el infierno que estaban viviendo. En ocasiones el hombre les ofrecía comida y las llevaba a la cocina, les daba una fruta y ahí las sometía. Las nenas también contaron que las llevaron a un camping en San Martín”, detallaron.
Desde que se conoció la denuncia, el caso generó enorme conmoción porque el acusado aprovechó la situación de indefensión de criaturas que ya arrastraban un pasado de maltrato y abuso.
“El hombre estuvo tres días detenido, luego pagó una fianza y siguió trabajando en la Municipalidad. La mujer lo mismo; sólo que fue suspendida unos días y después la reincorporaron a otro sector”, precisaron.  Hasta este hecho los encargados del hogar residían en el lugar, modalidad que luego se cambió por turnos de ocho horas rotativos.
FUENTE. EL TERRITORIO

Related posts

Formoso: GN Secuestro mas de 1.000 Cigarrillos en Tachos Metalicos

Diario Policial

Fingió su secuestro para sacarle a su pareja 100 mil pesos

Diario Policial

Detuvieron a Raúl Velaztiqui Duarte, el hombre que acompañó a Natacha Jaitt al complejo en el que murió

Diario Policial

Escriba un Comentario